miércoles, 15 de mayo de 2013

El Museo Arqueológico de Oviedo, dedicará el «Día de los museos» al yacimiento de Argandenes



El equipamiento estrena el sábado dia 18 de mayo de 2013, una vitrina sobre el hallazgo con una charla del arqueólogo Rogelio Estrada

La «excavación más rentable de la historia» parece que va camino de recibir un justo reconocimiento. Con esas palabras en clave económica define el arqueólogo Rogelio Estrada los trabajos realizados en la localidad piloñesa de Argandenes, al lado de San Román  a comienzos del año 2011, que supusieron el descubrimiento de unas tumbas cuya datación aún se desconoce, pero que serán las protagonistas de los actos conmemorativos del «Día internacional de los museos» en el Museo Arqueológico de Oviedo el próximo sábado.

El propio equipamiento, que ya lleva exponiendo algunos de los objetos extraídos en la excavación dirigida por Estrada desde el pasado agosto, dará un paso más en el reconocimiento de estos descubrimientos, dedicándoles una vitrina de manera permanente en la segunda planta, que será presentada oficialmente con una charla protagonizada por el arqueólogo, a partir de la una de la tarde.


En dicha vitrina se mostrarán varios objetos hallados en las tumbas del panteón, de unos nueve metros cuadrados, en el que se hallaron restos de quince personas que habrían habitado la zona entre los siglos V y VII, aproximadamente. Entre esos objetos están un cinturón con apliques que fue encontrado junto a una especie de puñal, además de otros objetos de bisutería de la época como anillos y pendientes, que irán acompañados de reproducciones gráficas y textos explicativos.
Una muestra que se espera sirva de impulso para unas investigaciones que siguen pendientes de la prueba del carbono 14 para saber su datación aproximada, información que sería esencial para dictaminar la verdadera importancia de unos restos que también precisarían de nuevas excavaciones para terminar con la gran duda de los arqueólogos. «No descartamos que en los alrededores de la excavación haya una villa romana, pero habría que excavar más», explica Rogelio Estrada, señalando que la relevancia del panteón sería aún mayor en el caso de que no existiera esta construcción. «De no estar dentro de un complejo romano estaríamos ante el hallazgo de un edículo único en el entorno rural», añade el arqueólogo, dando por hecho que en ese caso se trataría de una construcción tardorromana denominada «super hominem mortuum», de las que existen testimonios escritos pero no físicos fuera de los entornos urbanos en toda Europa.
Sin embargo, no parece que de momento la Consejería de Cultura, cuyo presupuesto se ha reducido de manera drástica para este tipo de actuaciones, esté por la labor de dedicar inversión alguna en una investigación para la que hasta hoy aportó únicamente algo más de 2.000 euros con motivo de la primera excavación, teniendo que ser asumidos el resto de gastos por parte del arqueólogo.
No obstante, los investigadores aseguran que ya con el informe cerrado y trasladado a la Consejería, ésta ha mostrado un mayor interés por el yacimiento y es posible que próximamente pueda realizarse una prueba del carbono 14 con ayuda pública que permitiría seguir avanzando en los misterios que encierra el panteón piloñés.
 
 

Publicar un comentario