sábado, 18 de mayo de 2013

Un pequeño tesoro del gotico , en Oviedo


En el prebisterio de la capilla de La Balesquida,en la plaza de la Catedral , situada en una hornacina, aparece una talla de madera de la virgen de Nuestra Señora de la Esperanza, que «según la tradición es la imagen primitiva que presidía los cabildos de la cofradía», explica Pedro Pérez Escotet, fiscal de la hermandad. La imagen venerada actualmente en el retablo mayor, se creó cinco siglos más tarde, y es a la que hoy honran la mayoría de los fieles.

Tallada en madera policromada, la primera imagen data del siglo XIII, y es para Serafín Rodríguez «un pequeño tesoro del gótico arcaico». Su ubicación en el prebisterio, en el lado de la Epístola, es «bastante reciente», y su lugar habitual era en el altar de San Bernardo, donde se encontró hasta 1951 cuando se restauró la capilla.
No fue hasta el último tercio del siglo XVIII cuando aparece la actual imagen de la Virgen de Nuestra Señora de la Esperanza, titular de la cofradía. «De estilo barroco y autor desconocido», cuenta el fiscal, es la imagen que se venera en la capilla y también la que sacan a hombros en la procesión hasta San Tirso, de donde partirá hoy, tras el triduo, de regreso a su capilla. El manto, el vestido y la toca que luce en las solemnidades han sido regalo de la cofradía en 1966, así como el rosario de filigrana donado por una devota. La peluca y corona que cubren su cabeza «son modernas», y sobre el pecho luce la Medalla de Oro de Oviedo, que el Ayuntamiento le concedió el 25 de mayo de 1952 «en reconocimiento a la patrona de una institución tan íntimamente ligada a la ciudad durante más de setecientos años».
Desde su creación no ha sido objeto de ningún tipo de restauración importante, «sino de simples trabajos de mantenimiento, el último realizado el año pasado», explica Pedro Pérez. Para todos, cofrades y socios, «es la más bella».
Nuestra Señora de la O
Los orígenes de Nuestra Señora de la Esperanza se remonta aún mucho más atrás. Fue establecida litúrgicamente en el Concilio X de Toledo, en el año 656, donde se dictaminó que la festividad tuviera lugar el día octavo antes de la Natividad del Señor, celebrándose por tanto el 18 de diciembre, día que en la capilla hay una misa en su honor. Además de la Esperanza, la imagen de la cofradía, responde también a Nuestra Señora de la O. El curioso nombre se debe a la coincidencia de hallarse el 18 de diciembre durante el cual todas las vísperas comienzan con la exclamación 'Oh...'., referida al Señor, cuyo nacimiento se prepara durante esas fechas.
Publicar un comentario